“En Altius encontré una mano para ayudarme a salir adelante.”

0

Hace más de cuatro años que Charlotte (nombre ficticio) llegó a Madrid desde Camerún. Ella no huía de la violencia o de la pobreza como ocurre con tantos de los inmigrantes que han llegado a España. Su propósito era estudiar un Máster de Comunicación de Empresas en la Universidad Rey Juan Carlos I.

Inició su posgrado llena de ganas e ilusión. Pero las cosas no se desarrollaron como  esperaba. Tiempo después de comenzar sus estudios, se casó con un ciudadano español. El matrimonio no resultó bien.

Debido a sus problemas matrimoniales, se vio obligada a abandonar sus estudios, con la idea de retomarlos en cuanto pudiera. Decidió separarse sin sospechar que, en su caso,  resultaría mucho más complejo de lo que esperaba.

Tiempos difíciles

Sin recursos ni contactos, buscó ayuda legal en la Fundación Altius Francisco de Vitoria, donde ofrecemos un servicio gratuito de asesoría legal para extranjeros. Ahí descubrió que su situación era más delicada de lo que se imaginaba: al tramitar su divorcio, de no cumplir los requisitos para modificar su tarjeta de residencia, perdería el derecho a vivir en España.

En ese momento, Charlotte trabajaba y esperaba poder retomar sus estudios en cuanto tuviera oportunidad. Pero el panorama era muy distinto pues podía perder su empleo y ser deportada de regreso a su país sin poder terminar su carrera: “Tenía mucho miedo, de que me detuviera la policía, de perder mi trabajo. Fueron tiempos muy duros para mí”, nos cuenta.

Tras un largo periplo, el equipo de orientación jurídica de la Fundación Altius ayudó a Charlotte a conseguir el derecho de residencia por arraigo. Pero su situación seguía siendo delicada pues su contrato de trabajo había concluido.

Superando la adversidad

“A veces piensas que estás solo, pero aquí en Altius encontré una mano para ayudarme a salir adelante”, afirma Charlotte. La Fundación le sirvió nuevamente de soporte al incluirla en el programa de entrega de menús para personas en riesgo de exclusión social.

Hoy la vida de Charlotte es otra. Ha podido retomar sus estudios en la Rey Juan Carlos y se encuentra realizando su trabajo de fin de Máster. Además, actualmente realiza un curso de comercio en Altius en el que se siente muy a gusto: “Me gusta mucho. Me enseñan sobre comunicación asertiva, psicología. También el conocerse a sí mismo, que es muy importante a la hora de vender”, explica.

No deja de mostrar su agradecimiento a la Fundación Altius. Una vez que termine sus estudios, hará voluntariado en Altius como una forma de devolver todo lo que ha recibido: “La Fundación me ha dado todo y sigue dándome. Me han atendido en el tema jurídico, me han ayudado en el tema psicológico, me han alimentado, me han dado cursos. Me gustaría devolver todo esto de alguna forma porque sé que hay mucha gente que está en la misma situación que yo he estado”, concluye

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR