Ángel: el asilado político que sueña con tener su propia empresa en España

0

Ángel llegó a España hace 7 meses procedente de Venezuela. Es uno de los muchos venezolanos que ha solicitado asilo político al gobierno español debido a la aguda crisis que atraviesa su país.

“Trabajaba en una distribuidora que prestaba servicios a la cervecería más grande de Venezuela. Hubo personas cercanas al gobierno que se dieron cuenta de que se manejaba mucho dinero en la empresa y quisieron expropiarla, pero los trabajadores nos unimos para evitarlo”, nos relata.

A partir de ahí, comenzaron las amenazas. Ángel y sus compañeros tuvieron que enfrentar agresiones físicas y psicológicas. “Cuando íbamos al banco a depositar dinero, nos lanzaban piedras al coche. Incluso en casa llegamos a recibir pedradas en las ventanas”, cuenta.

El punto álgido de la situación se dio cuando el coche de su jefe fue destruido a tiros. En ese momento, tomó la decisión de salir de su país junto a su pareja.

Llegar a España: un proceso difícil

Una vez en España, tuvo que replantear toda su vida y su carrera. Ingeniero químico de profesión, se enfrentó a la idea de no poder ejercer por tiempo indefinido: “En este momento no cuento con los recursos para homologar mi título. Cuando caí en cuenta de que no podría seguir con mi carrera, me pregunté: “¿y ahora qué hago con mi vida?”.

Su situación no ha sido nada fácil en España. Hasta agosto, él no contará con permiso de trabajo y su pareja no puede mantenerlos a los dos con su sueldo. “Apenas podemos cubrir los gastos básicos. Hemos tenido que recibir alimentos de una parroquia cerca de casa en la que hago voluntariado”, señala.

Optimismo ante el futuro

Pero Ángel no ha tardado en recuperar el optimismo. Su trabajadora social le puso en contacto con la Fundación Altius, donde decidió apuntarse en un curso de camarero. “Sé que aquí en España el sector hostelería tiene mucha demanda así que me pareció una buena idea hacer el curso para conseguir trabajo cuanto antes”, afirma.

En el curso se sintió muy a gusto. Valora la calidad de la formación recibida y el haber recibido la oportunidad por parte de la Fundación. “El curso fue muy completo. En muy poco tiempo, nos dieron las herramientas esenciales para trabajar como camareros. Además, nos impartieron un módulo de inglés, que es muy importante para atender a los turistas”, explica.

Tras el curso, Ángel ha comenzado a realizar prácticas en VIPS. No obstante, no se conforma y ya ha empezado a trazar proyectos para el futuro. Ha hecho talleres y buscado información sobre emprendimiento, pues sueña con montar su propio negocio en el sector restauración. Además, cuando logre homologar su título, planea realizar máster en Biotecnología Alimentaria.

Ángel es positivo con respecto al futuro. Sabe que el camino que tiene por delante no es fácil y requiere paciencia, pero confía en que las cosas eventualmente saldrán bien: “A corto plazo, mi prioridad es encontrar trabajo. A largo plazo, llevaré a cabo mis proyectos de emprendimiento. Sé que si no hay grandes obstáculos en el camino, todo va a salir bien”, concluye.

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies