HISTORIAS DE SUPERACIÓN EN LA BÚSQUEDA DE EMPLEO

0

Mijahela, Amina y Paula son tres mujeres con historias  diferentes pero que llegaron a Yo Cocino Empleo con una problemática similar, hijos a su cargo y una situación muy complicada en la que les faltaba lo más básico.

 

Después de más de 10 años trabajando en hostelería de manera estable a Mijahela una grave enfermedad le obligó a abandonar su trabajo de cocinera y a enfrentarse por sí sola al cuidado de su hija que tiene 11 años.

“Me quedé absolutamente fuera de toda posibilidad de trabajar porque mi trabajo es muy duro y hay que estar bien físicamente, y cuando superé el cáncer la situación de crisis era muy mala”

Los ahorros le duraron un tiempo pero llegó un momento en que sin ningún ingreso ya no podía hacer frente a las facturas, el alquiler y la manutención de su hija. Fue cuando pidió ayuda a través de los servicios sociales municipales que le informaron del programa Yo Cocino Empleo al que llegó en noviembre de 2014.

“Se unía otro problema, yo no puedo estar 12 horas trabajando fuera de mi casa, ni en turnos de fin de semana, o por la noche como hice algún tiempo, porque estoy yo sola para cuidar a mi hija, no puedo dejarla sola”

MIJAHELA_FACEBOOK

Cada semana recogía menús y cestas de alimentos, a la vez que se encontraba con la orientadora de empleo de la fundación, “ella me informaba de las ofertas de trabajo y me recomendó un curso del programa Incorpora de ayudante de cocina que estoy haciendo ahora, estoy muy contenta porque es muy especializado y estoy segura que me va a ser mucho más fácil encontrar un trabajo en un hotel o una cadena de restaurantes con horarios de trabajo más variados con los que también pueda atender a mi hija”.

Ella es una de las personas a las que se ha acompañado para lo primero ayudarles en lo más básico y mientras trabajar conjuntamente en las herramientas con las que poder salir de la situación y encontrar un empleo.

“Estoy inmensamente agradecida a la fundación por todo lo que han hecho por mí y por haberme ayudado a encontrar el camino para poder salir de esta situación, no sé que habría podido hacer, estaba totalmente perdida, ahora estoy segura de que voy a tener por fin un empleo bueno para mí”.

Paula, que tiene dos hijas pequeñas, entró en el programa también derivada por los Servicios Sociales por la crítica situación familiar al encontrarse tanto ella como su marido sin trabajo desde hace tiempo y con un único ingreso de 400 euros al mes, después de realizar un curso de formación como camarera ha conseguido trabajo en un hotel del centro de Madrid.

Amina es un mujer preparada, joven, con experiencia en hostelería y que sabe idiomas, que siempre había trabajado y que tenía un negocio propio hasta que pasó por graves problemas familiares que le dejaron un montón de deudas además de tener que afrontar sola el cuidado y manutención de sus cuatro hijos.

Al verse en una situación crítica, con problemas para alimentarles, tuvo que pedir por primera vez ayuda social,  la trabajadora social del colegio de sus hijos le puso en contacto con la Fundación Altius Francisco de Vitoria y entró a formar parte del proyecto, ahora nos dice “he encontrado un apoyo que va más allá de lo material, cada día que vengo salgo mucho más animada, con ganas de seguir adelante”, aquí además de la entrega de los menús para toda la familia cuenta con el seguimiento del área de inserción laboral, ha participado en distintos cursos de formación y con un gran esfuerzo ha puesto en marcha un negocio de venta de textiles on line contando con el apoyo técnico de la fundación hasta que consiguió desarrollar la página web http://indoartmadrid.es/

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies